«Abrí la puerta a cantar»

Es el saxo de la historia imborrable de Los Redonditos de Ricota y la mitad exacta del genial proyecto de música escénica de Dosaxos2. Ahora, Dawi se anima a salir a tocar, después de un año del lanzamiento de su primer disco solista Estrellados. Con el bronce en una mano, y el micrófono en la otra.Mariana I. PellegrinoAunque se pierda la pista, con Sergio Dawi siempre hay reencuentros. Durante 13 años aportó el sonido del saxo a Los Redonditos de Ricota, pero hay mucho más en su carrera… aunque esa etapa haya quedado indeleble en su piel.

Autor: Ciudad Internet, diciembre de 2005

Durante los últimos años, el músico ideó piezas de cajita de música, de orquesta disparatada, de banda de sonido de un sueño delirante junto a Damián Nisenson en su proyecto conjunto, Dosaxos2. Pero frente a la partida de su partenaire a Canadá, Dawi se concentró en una idea nueva: lanzar su primer disco solista en el que, además, se animaba a cantar. Estrellados (que, además, portaba el arte de Sergio «Semilla» Bucciarelli) se editó en 2005 y casi no fue presentado en vivo.

Por eso, las presentaciones de hoy y los próximos viernes de junio tienen sabor a único. Dawi cantará (y tocará el saxo) sus canciones junto a una banda formada para la ocasión en el subsuelo del hotel Bawen y recibirá un desfile de invitados del sabor de Andrea Prodan. El saxofonista habla de lo que se verá, escuchará y experimentará en esos encuentros.

¿Cómo van a ser los shows?
El show es un poco la presentación de la banda Estrellados y, básicamente, vamos a tocar los temas que salieron en el disco más otros temas que han nacido en los ensayos con la banda. La suerte esta de reinterpretar los temas del disco da como resultado una performarce un poco más roquera que lo que escuchamos en el disco. Entonces, estamos en este Bauen en cuyo sótano se da una característica de rockola. Estamos jugados a ver cómo sale. Yo estoy muy confiado porque venimos trabajando hace un tiempo y vamos a tener invitados. Uno de ellos, que estará mañana y en otras fechas, es Andrea Prodan.

Fundaste la banda después de grabar el disco; es como si hubieras hecho el recorrido al revés…
Ya estábamos terminando el último espectáculo de Dosaxos2, y empecé a trabajar en este disco, en el 2004, y salió en el 2005. Recién una vez que se editó armé una banda, porque ya los Dosaxos2 estaban en un by pass porque Damián (Nisenson, ex La Portuaria) se fue a vivir a Canadá. Igual seguimos en contacto y salieron algunas propuestas. Concretamente ahora tenemos una propuesta para ir a un festival a España… y seguro se va a dar.

¿Y cómo fue la experiencia de grabar ese disco?
El disco lo grabé todo yo en una forma casera, en mi casa, y me permitió trabajar con mis tiempos y contar con invitados que me llenaron de orgullo como Hernán Aranberri de los Redondos, Américo Belloto que es un trompetista de jazz, gente de los Cadillacs como Gustavo Liamgot, Juanjo Hermida en algunos temas en piano, las Blacanblus y Andrea Prodan. Además de Juan Benítez, que es uno de los que se ha quedado en la banda, a cargo de las guitarras. Ahora que surge la posibilidad de salir a tocar, esta posibilidad de reinterpretar los temas, da la idea de que la vaca sigue dando leche… los temas pueden seguir teniendo buena vida.

¿Cómo te sentís como cantante?, sobre todo porque siempre fuiste «instrumentista»…
Lo fuerte es que paso al rol de cantante. Con Estrellados abrí la puerta a cantar. Fue un poco por la necesidad de decir cosas con las palabras y no solamente con los sonidos o la pura forma de la música, con imágenes más claras que te dan las palabras. La urgencia de decir las cosas con las palabras me llevó a tener que cantar y encontrar mi voz, y estoy contento.  Al principio me tuve que acostumbrar, ahora toco el saxo y canto alternativamente.

Escuchar tu voz en un disco se dio, casi simultáneamente, con la salida de un disco de Skay en el que él canta, también, mucho más. Es como si se hubieran destapado viejas/nuevas voces…
Coincidimos en salir con las voces y también diciendo cosas. Cuando uno toca el instrumento trabaja con la pura forma de a música que tiene una libre posibilidad de interpretación. Cuando uno mete las palabras se juega de otra manera. Uno cuando escribe, escribe ficciones con algo poético dentro. Hay una ambigüedad y libertad para interpretar para el que escucha… pero más chiquita que con los sonidos.

¿Y cómo es tu público? ¿Fans de los Redondos? ¿Seguidores de Dosaxos2? ¿gente nueva?
Estoy muy entusiasmado por reencontrarme con el público. Tuve la suerte de poner mi mail en el disco y me escribe mucha gente que incorporó el disco a su vida. Desde que salió el disco, sólo tocado en Uruguay pero no más. Vino a vernos gente que me conoce por mis dos trabajos anteriores: Los Redondos y Dosaxos2. La mayoría de la gente se acerca por los Redondos, pero hay gente que miró y escuchó los saxos… esto es otra cosa. A veces me preguntan si tendrá la parte de teatral… pero eso era parte de los saxo, hacíamos música escénica… pero esto es música… Los amigos son amigos de muchas historias… y este disco y estos shows son es una suma de experiencia.

Anuncios