Anuncios

Andrés Calamaro: ¡Hay tanto que aprender de Los Redondos!

Andrés Calamaro opinó sobre la importancia de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota para la cultura argentina, y contó algunos detalles de su amistad con Indio Solari.

Autor del artículo: Redondos Subtitulados, viernes 30 de noviembre de 2018.
Entrevista realizada por Gastón Ederle para su programa Solos y de noche, de Radio Universidad de La Matanza el 22 de noviembre de 2018.

El 22 de noviembre de cada año se recuerda el Día de la Música, en conmemoración al fallecimiento de Santa Cecilia, mártir del cristianismo y patrona de los músicos. Para festejarlo el programa más ricotero de la radio argentina -Solos y de noche, conducido por Gastón Ederle para Radio Universidad de La Matanza- entrevistó a Andrés Calamaro.

Calamaro acaba de publicar “Cargar la suerte”, su nuevo disco. En el reportaje explicó cómo fue el proceso compositivo y se mostró muy conforme con el resultado. También contó anécdotas sobre Los Redondos y se refirió a su amigo Indio Solari.

Acá pueden escuchar los temas de su nuevo disco:

Los comienzos de Calamaro con la música no pudieron ser más metafóricos: en la década del ’70 debutó como tecladista de Raíces, la banda argentino-uruguaya que fusionó el rock y el candombe. El cantante recordó que las salas de ensayo de Raíces y de Los Redondos estaban cerca, y ahí pudo conocerlos.

En el año 1978, en un país que se debatía entre los festejos por la obtención del Mundial y las denuncias por las violaciones sistemáticas a los Derechos Humanos, pudo disfrutar el primer show que brindó Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota en la Ciudad de Buenos Aires. Fue el Centro de Arte y Música para un puñado de amigos y bohemios que estuvieron en el lugar y en momento indicados. Por esos misteriosos designios del destino, pocos años más tarde Los Redondos y Calamaro se convertirían en dos de los artistas populares más importantes del país.

“Siempre me consideré cercando a Sumo y Los Redondos. Hay una época, una década tal vez, muy marcada por Sumo y Los Redondos. Los vi al principio, cuando tocaban para poquita gente. Los Redondos en un lugar que se llamaba “Centro de Artes y Música”, me parece en la continuación de la calle Cerrito… casi llegando a Sarmiento… la 9 de julio… no se, tocaban para cincuenta personas. Lo mismo que a Sumo en el Stud.
Después al Astros, después a Obras y así. Y con Indio tenemos una amistad que me honra mucho. Nos conocimos hace muchos años. Yo era un adolescente y ensayaba con “Raíces” pegado a la sala donde ensayaban en Buenos Aires Los Redondos. Nos encontramos después de aquellos recitales tremendos en River.”

Si bien Calamaro conocía a Los Redondos, y especialmente al Indio desde el año 1978, su amistad con Solari comenzó a forjarse a comienzos de este siglo: Andrés ensayaba en Del Dielito, el estudio ubicado en Parque Leloir que por aquel entonces administraba el grupo Bersuit Vergarabat. Parece que empezaron a mandarse cartas a través de una cocinera que tenían en común, y luego entre asados, vinos y charlas se hicieron amigos.

Habitualmente comparten un desopilante intercambio de mails, y de vez en cuanto se reúnen en la casa del Indio. Alguna vez Solari declaró que “Con Andrés me divierto mucho, me hace cagar de la risa. En un momento hasta hablamos de formar una banda para hacer covers de temas de rock internacional, traducidos, e ir a tocar a lugares chicos, sin ningún tipo de aviso ni nada, sólo para darnos el gusto de tocar”.

En la charla con Gastón Ederle, Calamaro contó como se forjó la amistad entre ambos, y elogió la forma de componer del Indio:

“Cuando ensayaba con los Bersuit en Leloir empezamos a mandarnos cartas a través de la señora Marta que cocinaba. Empezamos a vernos, y en estos dos discos nos mostramos… Fui visitando a Indio y escuchando el making of, cómo iba armando el disco, su forma de preparar el disco desde cero. Cómo empieza a buscar ideas, a encontrar ideas, texturas de sonido y finalmente melodía y al final de todo la letra. Es todo lo contrario a lo que hago yo, que empecé este disco con puras letras. Sin embargo este método funciona porque es Solari. Es un letrista tan bueno que puede terminar el disco entero sin letras y después escribirlas. Esto para cualquiera sería hasta peligroso. Peligroso por el riesgo de escribir las letras como trámite, sin verdadera inspiración o sin muñeca. Pero Indio escribe tan bien que él puede dejar el trámite artístico de escribir letras para el final de la producción del disco. Lo hace y lo consigue.
Me honra mucho la amistad de Indio pero además somos amigos. Es una atmósfera privada y le mostré a Carlos los demos de “Cargar la suerte”. Incluso llevé una canción sin música para recitarle, y cuando tuve el disco terminado lo fui a visitar para escucharlo juntos, y escuchamos “El Ruiseñor” que es un despelote. Tengo todos los discos de Indio, todos dedicado para mí, ¡y estoy encantado!”

Por último Andrés nos dejó una reflexión muy lúcida sobre la importancia que Los Redondos tuvieron para la cultura de nuestro país. Lamentó que todavía no se haya reconocido adecuadamente el papel que desempeñaron y remarcó el legado que el grupo les dejó a los artistas más jóvenes: la autogestión y la independencia.

“Lo que hicieron con Los Redondos yo creo que dejaron ahí, ¿cómo llamarlo?, esa interferencia cultural de Los Redondos de Ricota… mirá que pasaron años pero no todavía suficiente tiempo para que la cultura argentina reconozca la interferencia de Los Redondos. Lo importante que fue ganar la credibilidad de esa clase de público, que ahora es un multi-público.
En los últimos diez años una misma persona puede escuchar Maná, o Diego Torres y Los Redondos. Es perfectamente posible, pero al principio fue como un ghetto que no hubiera confiado en otros rockeros.
Yo creo que Los Redondos tuvieron un público, o inventaron un público, o se inventaron entre sí con el público de Los Redondos, ricoteros y ricoteros… un público que dudo yo que hubieran confiado su fe a Fito, a Charly, a Soda, o a mí. Ahora ahora todos escuchamos a Los Redondos, ya son populares y lo merecen. Además por una forma de hacer música muy propia: la autogestión, la independencia total, no pegar carteles, no hacer videos, ni siquiera posaron para una sesión de fotos jamás. ¡Hay tanto que aprender!”

Anuncios

One Comment

  1. Estefanía 02/12/2018 at 3:02 am - Reply

    Sólo pido que se vuelvan a juntar o que vuelva el Indio con el pelado querido me conformo

Deja un comentario