Rock para los dientes

LETRA

Éste mundo, ésta empresa, éste mundo de hoy
que te esnifa la cabeza una y otra vez
es una línea y otra línea y otra línea más.
Voy cumpliendo como puedo… ¡Yo trabajo acá!

Y te esnifo la cabeza cada día más, cada día más
y me esnifan la cabeza
y nada ni nadie nos puede… nos puede parar.

Vos creés ser el más fiero,
el más prontuariado aquí
el animador del juego
(el condimentador).
Estás buscando un pequeño infierno para vos,
donde soportar el fuego de mi ataque de hoy.

Y te esnifo la cabeza cada día más, cada día más
y me esnifan la cabeza
y nada ni nadie nos puede… nos puede parar.

Sos un tipo pan comido,
no es tu culpa, no,
zambullido en el caldero
(es la fatalidad).
Es endemoniadamente caro lo que sos
¡este clip me pone tieso! ¡yo me bajo acá!

Y te esnifo la cabeza cada día más, cada día más
y me esnifan la cabeza
y nada ni nadie nos puede… nos puede parar.

APARECE EN

En 1992 Los Redondos editan En Directo, el primer y único disco oficial de la banda que recopila temas en vivo. El décimo primer track corresponde a “Rock para los dientes”. El audio corresponde al recital que el grupo brindó en el Teatro de Verano (Montevideo, Uruguay) el 8 de diciembre de 1989.

Según los créditos del disco, estaban en escena: Indio Solari (voz), Skay Beilinson(guitarra), Semilla Bucciarelli (bajo), Walter Sidotti (batería), Sergio Dawi (saxo).

Ficha técnica:

Disco: Bang! Bang!!… estás liquidado
Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota
Duración: 03:29

El tipito tiene el enojo del prisionero con el culo domado a bastonazos, y parece condenado a la violencia por falta de placer. Ha alborotado bajo la suela de una bota, frenéticamente, hasta quedar quieto, sin aliento, inerte como una bolsa.

Mientras tanto escuchemos esta nube energética bosquejada y grabada en “El Cielito” entre febrero y marzo de 1989. Gustavo Gauvry, parsimonioso responsable técnico, mezcló junto a Mariano López pedaleando entre robots.

Rick Anna fue invitada a oprimir teclados en ¨La Parabellum del buen psicopata¨. Así también, el bajista de 10.000 dólares Semilla Bucciarelli, transformado en un torbellino por el ritmo-manteca de Walter Sidotti, caballito valiente, triturador de tambores enojados, y con Sergio Dawi en el super saxo ¨Aeroflotito¨. Todo se completa para que Skay Beilinson trace los emocionantes garabatos de guitarra, cortados por el filo del aullido nocturno resorte vocal del Indio Solari.

La música cae del cielo y se transforma en un rock extraviado donde podemos ver a “muñeca” Poly, la hechicera, con su curvador de luz curando los más horrorosos heridos del negocio y a la pirueta inaudita de Rocambole tratando de decorar los envases.

Las balas traen mala suerte. No era así como nosotros te queríamos. Ha sido una noche muy larga. ¡Mejorá esa cara, por favor, danos esa ventaja…!

Publicado por Patricio Rey discos.

Anuncios