Cosquín Rock 2006: Apertura redonda

Skay Beilinson descolló ante 40 mil personas en la primera jornada del festival mediterráneo, que se desarrolla en la Comuna de San Rock.

Autor: Revista Rolling Stone Argentina, 26 de enero de 2006.

En la primera jornada de la edición 2006 del Cosquín Rock, que se llevará a cabo hasta el domingo en la rebautizada comuna cordobesa de San Rock-e, todo fue a pedir de Skay Beilinson. El guitarrista de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota ofició como una suerte de curador de esta fecha: aparte de su actuación en el escenario principal del predio (la única que se llevó a cabo en ese lugar, y que de alguna forma respetó la vieja consigna ricotera de “solos y de noche”), los actos que se sucedieron en los otros lugares (presentaciones de Xeito Novo, Dancing Mood, El Club de Tobi y Vilca; y charlas a cargo de Claudio Kleiman, Alfredo Rosso y Fernando Pau, Rocambole y Christian Aldana, entre otros) contaron con la venia del violero.

Si el Indio Solari encarna al mito de Los Redondos, Skay también se hace cargo de esa espiritualidad, pero a su manera: más silencioso y menos declamativo, más rockero y menos “experimental”. Su postura (80% Keith Richards, 20% Jimmy Page) llena el escenario con un magnetismo que, claro, no se puede comparar con el de su ex coequiper, pero que nada le envidia a solistas de más trayectoria. Y su guitarra, que en estos momentos (al contar con la compañía de Oscar Reyna como socio rítmico) se encuentra más suelta, exenta de cualquier cliché y lugar común, con una imaginación poco vista en estas pampas.

El repertorio de su concierto incluyó canciones de sus dos placas solistas ( A través del Mar de los Sargazos Talismán ), y los inevitables números redondos. Entre los primeros, se destacaron “Gengis Kahn”, “El Gólem de La Paternal” y “Lluvia sobre Bagdad” (precedida por una intro instrumental de “La bestia pop” coreada por los 40 mil asistentes). Y en cuanto a las gemas ricoteras, “Nene nena” (el mejor riff inédito de la historia del rock argentino), “Todo un palo” (excepcional solo final de Skay, compartido con Reyna), “El pibe de los astilleros” y “Nuestro amo juega al esclavo”. El final fue superlógico: “Ji ji ji”, el “pogo más grande del mundo” y el “No lo soñé” como un mantra en forma de karaoke (Skay se privó de cantar el estribillo del tema más popular de su antiguo grupo). Un extraordinario show (que ya está entre los mejores de 2006), que presagia un muy buen festival, que continúa hoy con La 25, Kapanga y León Gieco como actos centrales en el main stage, y un escenario punk rock con Sociedad Alkohólica, Los Violadores, 2 Minutos y Cadena Perptua, entre otros.

Anuncios