Ostende Hotel

LETRA

Se suelta el pelo
y se la ve reinar
allí en el mar
como en el bar
del viejo Hotel Ostende
Lover boy
Amor fugaz, turístico,
en el aire
del Ostende Hotel
que me quitó su suave
y bella piel
No he visto mucho
de su mundo
ni de qué es capaz de hacer
con quien ella abandona
y deja a un lado

Aún así, soy feliz
bailando con las extranjeras
en el bar, viéndome bien
para propinas finas
De ella aprendí a no arriesgar
mi suerte por un sueño
y sé que se preocupó mucho por mí
cuando creí que era su dueño
A veces no siento quién soy
(no tiene por qué estar pasando)
Ahora mismo quiero estar aquí con ella
y sé que son los celos…
Se suelta el pelo
y se la ve reinar
allí en el mar
como en el bar
del viejo Hotel Ostende

APARECE EN

Más info sobre la canción!

Ostende Hotel.

Otra historia. En este caso sobre una pareja de alternadores. Pero él está celoso. Ahí reivindico a la mujer. Él revela que está empezando a entender algo esencial para la relación: Se preocupó mucho por mí / cuando creí que era su dueño. Porque ella ya le ha frenado el carro: Pará un momentito, somos amantes pero también alternadores. Yo no soy tuya, somos compañeros de tareas. Y el tipo está enamorado, la ve reinar… Pero aun así defiende el oficio, dice que es feliz bailando con las extranjeras.
Una cosa es imaginar —preguntale a los swingers—, pero cuando estás en el medio, es posible que lo sientas como una infracción profunda.

Indio Solari en conversaciones con Marcelo Figueras. Este texto forma parte del capítulo 26 del libro autobiográfico Recuerdos que mienten un poco (Bs. As, 1era. edición, Editorial Sudamericana, 2019).

Ostende Hotel, que es una canción maravillosa. Es una canción de amor entre gente desangelada, es una verdadera belleza.

Esta historia de amor (y celos) entre un «lover boy» y una «lover girl» está musicalizada por una melodía inédita en la obra musical de Solari: su voz acompañada por un piano. Entre cada uno de los actos de esta historia, que transcurre en un viejo hotel de la costa atlántica, asoma el resto de la banda. Un temazo que va camino a convertirse en unos de los hits del disco.

Pero al igual que la protagonista de Ostende Hotel —una alternadora que le aclara a su socio que no es ni será nunca de su propiedad—, la muerte no le promete al Indio fidelidad alguna. Basta con alzar la cabeza para que los signos de su promiscuidad queden de manifiesto en todas partes.

“Un gran remedio para un gran mal”. Marcelo Figueras para “El cohete a la luna”, 28 de julio de 2018

INGENIERÍA Y TAMBORES: Don Martin
GUITARRAS: Gaspar y Baltasar
BAJO: Fernando «Muchacho» Nale
VOCES: Protoplasman-Deborah y Luciana
SAXOS: Nattycombo Colombo
TROMPETAS: Tallarita le Fou
CORO ANARCO-PONTIFICIO: Marcello Raiter-Ax-Gustavo Cielo
Don Martin-Protoplasman-Culito
Deborah-Luciana

Y EL APORTE EXCEPCIONAL DE LA SOPRANO INTERNACIONAL
Rosie de Jardin

PIEDAD Y MÁS PIEDAD: Big Klaus

MÚSICA, LETRAS, PRODUCCIÓN ARTÍSTICA Y ALGÚN QUE OTRO RUIDO: por Protoplasman

ARTE DE TAPA:
Idea original: Protoplasman
Realización: Adrián Marzano

Grabado, mezclado y masterizado en Luzbola.
LUZBOLA©2018

Versiones en vivo, covers, rarezas:

Anuncios