Anuncios
Loading...
Historia Indio Solista2018-03-17T19:08:28+00:00

El duelo post-Redondos

En noviembre de 2001 Los Redondos suspendieron el show que estaban organizando en el estadio de Unión de Santa Fe, y anunciaron que se tomarían un año sabático. La situación social y económica del país era crítica, y ya se respiraba el perfume de la tempestad que estaba por llegar.

En muchas entrevistas Solari admitió que sus entrevistas y apariciones públicas siempre están relacionadas con la publicación de algún trabajo artístico, o con el anuncio de un show, ya sea para aclarar detalles, o para aportar algo más a la obra presentada. Fuera de estas situaciones excepcionales el artista optó por el silencio y la reclusión familiar.

Es por eso que luego de la separación de Los Redondos poco se supo del Indio. Carlos Solari, casado desde 1988 con Virginia, tuvo en el año 2000 a su primer y único hijo hasta el momento, Bruno. Recluido en su casa en Parque Leloir, dedicó todo su tiempo a su familia, y a componer y escribir en privado. En su casa posee su propio estudio de grabación llamado “Luzbola”, en el que se grabó y masterizó el disco Momo Sampler, y posteriormente  todos sus trabajos solistas.

Presionado por la prensa y sus amigos Solari comenzó a considerar la posibilidad de comenzar a trabajar para grabar su primer disco solista, idea que se materializó en 2004.

El tesoro de los inocentes

Durante los años 2003/2004 el Indio consideró la posibilidad de armar una banda para grabar en Luzbola alguna de las ideas que venía maqueteando durante los últimos años. Por aquel entonces su ex compañero y amigo Redondo Skay Beilinson había publicado su segundo disco solista (Talismán) y se afianzaba como cantante y compositor. Ya estaba claro que Patricio Rey se estaba tomando algo más que un año sabático.

Rodeado de amigos y gente de confianza, durante el año 2004 le dio forma a “El tesoro de los inocentes”, un disco dedicado a su hijo Bruno, “y a la memoria del Capitán Ojo Muerto y de la hermosa muchacha de Los Toldos”.

Julio Saez y Baltasar Comotto se encargaron de las guitaras principales, Marcelo Tores del bajo, Hernán Aramberri -único ex Redondito- de la batería, Alejo Von Der Pahlen de los saxos, Ervin Stutz de las trompetas y Debora Dixon, ex Blacanblus, acompañó en los coros. Solari, que en el disco se automenciona como el “Artista Invitado”, escribió las letras, compuso las melodías, creó el arte de tapa, tocó los teclados, algunas guitarras secundarias y le puso la voz a las 14 canciones incluidas en el disco.

Este barril de monos dirty-garage-jiji-tech-rock-trapero fue grabado y mezclado en Luzbola y es pura patología del cuerpo y de la mente del Artista Invitado“, escribe el Indio en el disco.

La ingeniería de El tesoro de los inocentes estuvo a cargo de Hernán Aramberri y de Eduardo Herera. Ambos trabajaban junto al Indio desde la época de Los Redondos. La masterización también se realizó en Luzbola, y estuvo a cargo de otro profesional heredado de Patricio Rey: Mario Breuer.

El Tesoro de los Inocentes comienza recreando un audio en vivo: el bullicio de una tribuna, quizás algún guiño al público Redondito siempre fiel, interrumpido abruptamente por una guitarra que se impone. Por supuesto que esa viola no es la de Skay, pero el Indio intenta que la nostalgia no le gane al asombro. Se abre una nueva etapa y Solari quiere que se note.

El sonido de El Tesoro de los Inocentes tiene alguna relación con los últimos discos Redondos, por el evidente aporte de las máquinas, pero también sorprende porque incorpora otras melodías que no se encasillan en el rock clásico. Quizás los mejores ejemplos son “La piba de Blockbuster”, en la que se destaca la voz de Debora Dixon, o “El Charro Chino”, un tema bien bolichero.

En las letras también encontramos una evolución: las composiciones son más complejas, más largas. Algunas son sugestivas, otras son pesimistas. El Indio nos describe una realidad dura que golpeó duro durante los últimos años. Pero en otras letras Solari es muy claro, para que el mensaje le llegue a todos: el mejor ejemplo es Pabellón Séptimo (relato de Horacio), una canción dramática y muy cruda, que relata un tremendo motín ocurrido en la Cárcel de Devoto en 1977, en el que murieron casi una centena de presos luego que se incendiara el pabellón, en medio de una violenta represión policial.

El 6 de diciembre de 2004 El tesoro de los Inocentes salió a la venta en las disquerías de todo el país. Fiel a su costumbre, Solari brindó varias entrevistas radiales y reportajes que se publicaron en algunas revistas y diarios.

Este álbum fue saliendo por la presión que vino de afuera, por el runrún: cuando paré con los Redondos tenía ganas de hacer otras cosas, como disfrutar de la inocencia de Bruno, mi hijo… Por otro lado, fue como una gran necesidad: los Redondos se transformaron en algo enorme y ya no tenía tiempo de cargar data. Hacía rato que quería volver a leer El cuarteto de Alejandría, de Durrell, por ejemplo…”, le confesó a Los Inrokuptibles.
La idea del Indio era completar cinco años sabáticos (2001-2006), pero finalmente la presión de la prensa, la distribuidora, la gente y sus amigos lo obligó a publicar su primer disco: “Un día me acordé de un tema, “El tesoro de los inocentes”, que tiene que ver con cómo trabajábamos con Skay: yo le mandaba un minidisc con seis o siete ideas, y las que coincidían con algún trabajo de él prosperaban, las otras no. Cuando me puse a buscar esa canción me encontré con que a su alrededor había un montón de canciones buenas. Después, cuando empecé a trabajar con los músicos, se filtró la noticia de que estaba laburando, y entonces empezó la presión de la distribuidora y de los periodistas. Y cuando arranqué con la gráfica del álbum, pensaron que su salida era inminente. Sin darme cuenta, fui empujado de una manera con la que aún hoy estoy a disgusto… Porque ahí también empezaron los reclamos: me sentía Axl Rose, si yo nunca dije que iba a sacar un disco (risas). Por otro lado, la situación me obligó a mover un poco el culo, pero me quedé con las ganas de completar los cinco años sabáticos que me había propuesto.
El Indio también le contó a Los Inrokuptibles los motivos de su reclusión a la vida privada de los últimos años: “La libertad tiene el precio de la soledad, es así. Y, sinceramente, me resulta muy incómodo el reconocimiento público: me formé en años en los que lo conveniente era la clandestinidad, así que cuando siento que todo el mundo me vigila, me da cierto escozor. Sé que hay personas que lo disfrutan. Conozco muchos famosos a los que les gusta ir a comer a Las Cañitas y que los persigan con las cámaras. Porque hay un montón de lugares para ir a comer sin que te vean, así que si después salís en las revistas, no te quejés. Personalmente, la falta de exposición me hace bien, no me interesa lo que me pueda dar la sociedad en ese sentido.“
En Indio del año 2004 mostraba algunos de sus miedos con relación a la actitud que tomaría el público respecto de su etapa solista: cuando le preguntaron si era consciente de que ahora podía llenar un estadio él solo, respondió que “eso es lo que dicen los productores que me llaman para asociarse… Pero yo soy el que siempre dice ‘no sé’. En realidad, había pensado en empezar con lugares más chicos, porque una cosa es la idea que le queda a uno de algo y otra distinta es la realidad. Me cuesta tener una visión del nicho que tengo (…)  estoy convencido de que este disco nuevo es un buen trabajo, pero no sé cómo puede recibirlo la gente. A algunos les gustará; otros pensarán que no es lo que venía haciendo…”

Su relación con Los Redondos
En la entrevista con Los Inrokuptibles le preguntaron si extrañaba algo de Los Redondos:
(Silencio largo) Sí, mucho. De movida, extraño el hecho de estar con gente… Los Redondos son toda mi vida musical, nunca hice otra cosa más que tocar con ellos. A pesar de que compongo solo y de que ahora soy solista, me veo como un cantante de banda: cuando estaba mezclando las canciones de este disco siempre dejaba la voz medio petisa porque, casualmente, los cantantes de bandas son los que menos calidad tienen… En general, cuando te convertís en solista es porque una compañía se dio cuenta de que tu encanto o tu voz son suficientes como para largarte solo. Yo siempre preferí –y muchas veces sufriendo los sacrificios musicales que eso conlleva– estar en una banda de freaks que hacen música antes que tocar con músicos profesionales. Me interesa más estar encerrado ocho horas en un estudio con alguien haciendo los mismos chistes pelotudos que con un músico impresionante con cara de culo. Quizá, para grabar sea distinto, pero para tener una banda, no. Por otros motivos, extraño el rol de Poly: siempre está bueno que alguien se ocupe de hacer bien lo que a uno no le gusta. Por otra parte, los Redondos jamás tuvimos proyección internacional porque nunca pertenecimos a ninguna corporación. Entonces, ya no tengo la zanahoria adelante, eso de querer llenar estadios y vender muchos discos. Ya lo hice. Es más: si por distintas razones me fuera posible volver a tocar en teatros, lo haría. Me gusta más el teatro que el estadio, que es como un arbolito de Navidad, con sus luces y todo eso…

¿Te seduce un regreso con los Redondos?
La separación de los Redondos se decidió sin tomar en cuenta que le debemos una despedida a la gente. Pero bueno, así las cosas, habrá que esperar a que haya una recomposición de algunos asuntos que por ahora no están nada bien. Aunque por ahí el año que viene estamos tocando juntos, no lo sé… Estas cosas muchas veces tienen que ver con presiones exteriores y con fatigas que uno recién nota cuando puede observarlas desde afuera… Más allá de que todo pasó de la mejor manera posible, momentáneamente no extraño mucho. Le encontré el gustito a no tener que seguir el ritmo de ese pesado animal en el que se había convertido el grupo. Siempre nos manejamos con valores muy exigentes en relación con la calidad de vida que queríamos tener. Nunca nos importó cuántos ceros nos podía poner alguien en un cheque… (silencio largo). Creo en la finitud de mi vida, Carlitos se apaga: mi ambición nunca es cuánta guita tengo sino cuán importante es mi vida. Y para lograr eso, muchas veces hay que tener la lógica del guerrero, es decir, ser exigente con cosas con las que la gente generalmente no lo es, como la honestidad y la lealtad. Y cuando digo muy exigente, es muy exigente. Por eso, con con Skay, Poly y conmigo, esas pequeñas infracciones que muchas bandas toleran no funcionaron . Una pequeña falla en el contrato íntimo que teníamos y eso provocó una catástrofe. Tenemos códigos de honor medieval, casi tabúes de La rama dorada: “He visto al Rey comer, lo voy a partir en cuatro y repartir en la aldea”. Son cosas muy estrictas pero uno ha sido formado así. No sé si, en el caso de que nos llegáramos a juntar, estos asuntos tendrían la misma importancia que hace cuatro años. Tal vez no. Pero ojalá podamos reunir a la gente que sustentó esto y hacer una fiesta final. Estamos en deuda…; es por eso que la gente grita “sólo te pido que se vuelvan a juntar” en los shows de Skay, y supongo que también lo van a hacer en los míos. Además, ya no tenemos edad… Tampoco es cuestión de que nos reunamos en un geriátrico (risas).

Presentación de El tesoro de los inocentes

El regreso a los escenarios de produjo recién en noviembre de 2005, es decir once meses después de la publicación de El tesoro de los inocentes. Solari, que no cantaba sobre un escenario desde aquel recordado 4 de agosto de 2001, junto a Los Redondos, organizó una fecha doble en el estadio único de la Ciudad de La Plata.

Antes de los show en el Estadio Único de La Plata el Indio le brindó una entrevista radial a Mario Pergolini. Allí contó detalles de la banda que acababa de formar (Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado), ya que se incorporaron varios artistas. Solari explicó que su amigo Julio Saez, que había tocado las guitarras para el disco, había pasado luego a ser su representante. Gaspar Benegas y Baltasar Comotto fueron los elegidos para tocar las violas principales.
 En los tres recitales que brindaron Los Fundamentalistas para presentar El tesoro de los inocentes tocaron una lista de temas similar, con gran cantidad de canciones del disco solista y también muchos temas de Los Redondos, que por supuesto fueron los más cantados y aplaudidos por el público ricotero.
Cada uno de los conciertos contó con una extensa lista de temas (25), por lo que los shows duraron más de dos horas.

El 3 de diciembre de 2005 el Indio cruzó el charco y tocó ante 15.000 personas en el Velódromo de la Ciudad de Montevideo, Uruguay. Tuvo una gran aceptación del público local, y de los argentinos que fueron a hacerle el aguante.

Porco Rex

El segundo disco solista, llamado “Porco Rex”, salió a la venta el 6 de diciembre de 2007. El título, en latín, podría traducirse como “Rey Cerdo”. Probablemente se trate de una ironía del Indio, que eligió colocar su rostro en la tapa del librito que decora el disco, autoproclamándose como el “rey chancho”.

No parece ser una casualidad, tampoco, que todo el disco tenga un carácter muy autorreferencial. De hecho una de las canciones (Y mientras tanto el sol se muere) se la dedicó a su esposa Virginia. La mayoría de las líricas están escritas en primera persona y en varias parece sobrevolar el conflicto con sus ex socios Redondos, bastante vigente por aquel entonces. En las entrevistas el Indio aclaró que el disco gira alrededor de la “muerte, el amor, el deseo y la traición”.

El músico Andrés Calamaro colaboró con el disco de Solari bajo el apoteósico nombre de “el Inefable Señor Gama Alta”. Su participación se limitó al tema Veneno paciente. En los créditos, el Indio aparece mencionado como “Monsieur Sandoz”.

El artista presentó el disco el 12 de abril de 2008 en el anfiteatro de Jesús María, ante aproximadamente unas 40.000 personas. Uno de los momentos más emotivos del recital fue cuando el Indio anunció que días atrás había fallecido su madre Celina, a quien le dedicó el show.

La segunda aparición de Solari presentando “Porco Rex” se produjo el sábado 5 de julio en el Hipódromo de Tandil ante 35.000 espectadores. El show fue similar al brindado en Jesús María, también repasando éxitos de Los Redondos.

Al terminar el concierto en Jesus María el Indio anunció la próxima cita para el sábado 27 de septiembre en San Luis, la cual se dio en el estadio Juan Gilberto Funes, albergando 40 000 espectadores.

La gira de Porco Rex finalizó los días 20 y 21 de diciembre en el Estadio Único de La Plata junto con Andrés Calamaro, quién subió junto con el Indio Solari a cantar tres temas: “Veneno Paciente”, “El Salmón” y “Esa estrella era mi lujo”.

Estos recitales fueron grabados y filmados con equipos profesionales, y años después se convirtieron en el primer DVD del Indio Solari, llamado “Indio en concierto”. Abajo les compartimos las imágenes de ese DVD y un audio de los ensayos previos a los shows en La Plata, en este caso junto a Andrés Calamaro.

El 19 de septiembre de 2009, se presentó en el estadio Padre Martearena de Salta Capital ante más de 35.000 espectadores, reviviendo viejos temas de Patricio Rey Y Sus Redonditos de Ricota como “Todo un palo”, “El arte del buen comer” y “Fuegos de Oktubre”, entre otros.

El Indio Solari se presentó el 13 de noviembre de 2010 en el Hipódromo de Tandil, siendo su único show en el año, en el cual logró albergar la mayor cantidad de público hasta ese momento, superando los 100.000 espectadores. Fue uno de los mejores shows de Solari, por la calidad de sonido, por la lista de temas elegida y por la calidez del público presente. Afortunadamente de este show se conserva el audio completo grabado de la consola.

El recital comenzó con “Jugo de tomate frío”, una de las clásicas canciones de Manal. Sobre el final tocaron otro cover: “Post crucifixion”, de Pescado Rabioso. También tocaron clásicos inéditos de los Redondos, como “El regreso de Mao” y “Un tal Brigitte Bardot”.

El perfume de la tempestad

Pocos días después, el 30 de noviembre de 2010, sale a la venta su tercer material titulado El perfume de la tempestad, en el que aparece nombrado como “Caballo Loco”. El disco fue presentado en una entrevista radial con Mario Pergolini en su programa ¿Cuál es? de la radio Rock & Pop (radio de Argentina).

El Cd se grabó, mezcló y masterizó en Luzbola. El arte, la música y la letra estuvieron a cargo de Solari. Lo acompañaron Gaspar benegas y Baltasar Comotto en guitarras, Marcelo Torres y Gaspar Benegas en el bajo, Hernán Aramberri y Martín Carrizo en tambores, Sergio Colombo en saxo, Miguel Tallarita en trompeta, Alejandro Elijovich en violín y Carlos Nozzi en violonchelo.

En 2011 el Indio realizó tres recitales en el marco de la presentación de El perfume de la tempestad. El 26 de marzo en el Estadio Padre Ernesto Martearena de Salta, el 3 de septiembre en el Autódromo Eusebio Marcilla de Junín y el 3 de diciembre en el Hipódromo de Tandil.

Durante 2011 se notó un crecimiento exponencial en la cantidad de seguidores. Luego de los shows en Salta para 50 mil espectadores (la cantidad de entradas estuvo limitada a la capacidad del estadio), la producción de Solari comenzó a elegir para sus shows autódromos e hipódromos de grandes dimensiones. La prueba piloto había sido en Tandil durante los shows de 2008 y 2010, y los buenos resultados en la organización les permitió optar por esta alternativa. En realidad no tuvieron otra alternativa: elegir lugares con capacidad limitada generaba el riesgo de un desborde de público por la posibilidad de un ingreso masivo de personas sin tickets.

Otra de las características de los shows, además de los enormes predios, fue la elección de locaciones alejadas de la Capital Federal y del gran Buenos Aires. Al tocar en localidades con baja densidad poblacional se evitó la presencia en los shows de eventuales “curiosos” que podrían alterar contra la tranquilidad del espectáculo.

Luego del recital en el estadio Martearena de Salta para 50 mil fanáticos, el Indio tocó en el Autódromo de Junín para 130 mil personas, y en el Hipódromo de Tandil para más de 80 mil.

Durante el año 2012 Solari se mantuvo alejado de los escenarios, delineando los detalles de su siguiente disco.

Finalmente, a principios de 2013 anunció un nuevo show en el Estadio Malvinas Argentinas de Mendoza. En junio se pusieron en venta las entradas, con capacidad limitada dada las características del estadio. Luego que las localidades se agotaran en un par de horas, la producción decidió mudar el espectáculo al Autódromo Jorge Angel Pena de la ciudad de San Martín, Provincia de Mendoza. Posteriormente se pusieron a la venta las entradas, con capacidad ilimitada. Fue un éxito. Con más de 150 mil espectadores el show rompió un nuevo record de convocatoria a nivel nacional.

El recital de Mendoza fue uno de los más épicos y recordados. No solo por le enorme cantidad de público que se hizo presente en la pequeña localidad mendocina, sito también por las características climáticas: fue una tarde-noche muy fría, con temperaturas bajo cero. El viento andino se hizo sentir. Durante la tarde, en la previa, el público improvisó fogatas y refugios, mientras se esperaba en recital. El concierto fue muy difícil para los músicos. Solari varias veces tomó el micrófono para comentar lo complicado que era tocar con ese clima. Para colmo, mientras tocaban, comenzó a caer agua-nieve, lo que complicó las cosas. Tiempo después el Indio recordó que cada vez que abría la garganta para cantar le entraba aire polar. Los restantes músicos también tuvieron problemas para tocar ya que se les congelaban los dedos. Pese a que se vivió una fiesta aquella noche el sonido fue desprolijo.

Algunos días después del recital, y por primera vez en la historia, Solari le permitió a su amigo Mario Pergolini difundir tres videos del recital. Los temas elegidos fueron Luzbelito y las sirenas (primer tema de la noche), Blues de la libertad y To beef or no to beef.

En los años siguientes se filtró en internet las grabaciones oficiales de la mayor parte del recital.

Pajaritos, bravos muchachitos

El 10 de diciembre de 2013 salió a la venta el disco “Pajaritos, bravos muchachitos”. Es el cuarto de Indio Solari junto a los Fundamentalistas del Aire Acondicionado. En los créditos Solari aparece  mencionado como “El Fisgón Ciego”.

Indio se encargó de la música, letras, voces, teclados, ruidos e ilustraciones. En esta oportunidad lo acompañaron gaspar Benegas y Baltasar Comotto en guitarras, Marcelo Torres en bajo, Herán Aramberri y Martín Carrizo en tambores, Sergio Colombo en sacxo, Miguel Tallarita en trompeta y Alejandro Elijovich en violín. Nuevamente fue grabado, editado y masterizado en Luzbola.

Para anunciar la salida del nuevo trabajo discográfico Solari le concedió una entrevista a su amigo Mario Pergolini.

La presentación de Pajaritos, bravos muchachitos se realizó el sábado 12 de abril de 2014 en el Hipódromo de Gualeguaychú, Provincia de Entre Ríos. La producción trabajó durante muchas semanas acondicionando el predio, ya que se esperaban más de 100 mil personas. Los días anteriores al recital fueron lluviosos, lo que provocó que el hipódromo se convirtiera en un lodazal.

Finalmente concurrieron más de 180 mil espectadores. El recital fue especial, ya que Solari había invitado a algunos de sus ex compañeros Redondos para compartir escenario. Sergio Dawi, Semilla Bucciarelli y Walter Sidotti tocaron junto al Indio “La pajarita pechiblanca”, “Ya nadie va a escuchar tu remera”, “Nene nena” y “Jijiji”. Obviamente el público se emocionó, ya que desde aquel lejano 4 de agosto de 2001, cuando Los Redondos brindaron su último recital, no coincidían todos ellos sobre un escenario.

El estado del predio, la gran cantidad de agua caída y la inestabilidad del suelo impidieron que el show se pudiera disfutar con comodidad. El barro se hizo cruel, nos vino a sepultar.

El 13 de diciembre del mismo año volvió a dar un recital en el Autódromo Miguel Ángel Pena de San Martín en Mendoza. La organización esperaba a 50.000 personas, pero las expectativas fueron superadas y -según datos extraoficiales- al recital asistieron entre 100.000 y 120.000 personas.​ Como la producción esperaba la mitad del público que finalmente concurrió hubo problemas con el sonido, que no alcanzaba a cubrir todo el predio. Se estima que hubo una enorme cantidad de personas que ingresaron sin entrada. Hubo también algunos incidentes entre la policía y parte del público.

Algunos días después del show, por segunda vez en su carrera, permitió la difusión de tres canciones del recital. El material lo compartió Mario Pergolini a través de Vorterix. Los temas compartidos fueron “A los pájaros que cantan sobre las selvas de internet” (ver video debajo), “Nike es la cultura” y “Roxana Porchelana“.

Indio en concierto: su primer DVD

A mediados del año 2015 su mánager Julio Saez anunció a través de la web que utilizan para el contacto externo (Redonditos de Abajo) que no habría show ese año por cuestiones de agenda de Solari.

Tiempo después el Indio brindó una nota a Mario Pergolini (Vorterix). Allí anunció el próximo estreno de un film, que era una grabación del show que realizó en el año 2008 durante la presentación de Porco Rex en el Estadio Único de La Plata. En esa entrevista admitió, por primera vez, que padecía algunos problemas de salud, aunque no aclaró de qué enfermedad se trataba.

El film “Indio en concierto” fue grabado por 12 cámaras HD, una Condor Cam y una cámara en un helicóptero para tomas aéreas. Fue estrenado en el Estadio Luna Park en agosto de 2015. Se realizaron casi diez exhibiciones, todas a sala llena. El público se emocionó y cantó cada una de las canciones, e incluso se vivió el clásico pogo mientras se exhibía “jijiji”.

Posteriormente la película se exhibió en más de 250 salas de todo el país, y en algunas salas del exterior. Indio, junto a sus amigos, concurió a una de las exhibiciones que se realizó en un cine de Nueva York. Esa noche habló y se fotografío junto a decenas de fanáticos argentinos.

En octubre de 2015, al concurrir a votar durante las elecciones presidenciales, el Indio le confirmó a los fanáticos que lo esperaban en la escuela que durante el año 2016 habría un show, en el mes de marzo.

El 16 de diciembre de 2015 se lanzó a la venta el primer DVD de su carrera. Se editó una caja que incluía un librito, y un pack con dos Cd’s y dos DVD´s, con todo el material audiovisual del recital. Fue distruibuido por DBN. La masterización se realizó en los estudios Abbey Road, de Londres. Martín Carrizo fue el encargado de la tarea, junto a los técnicos británicos.

Recitales en Tandil y Olavarría

El 12 de marzo de 2016 el Indio Solari se presentó junto a Los Fundamentalistas en Tandil, Provincia de Buenos Aires. Fue el cuarto recital en dicha localidad bonaerense. Pese a que concurrieron más de 200 mil personas la organización fue muy buena, y pudo disfrutarse uno e los mejores conciertos de la banda.

Por primera vez se superó en nuestro país las 200 mil entradas vendidas, rompiéndose un nuevo récord de convocatoria.

La fecha en Tandil tuvo otra curiosidad: Indio le permitió a Mario Pergolini grabar un documental, que algunos meses después fue exhibido a través de Vorterix, con el nombre de “Tsunami: un océano de gente”. En el documental Solari explica las características de la enfermedad que padece.

De todos modos, el anuncio oficial de la enfermedad lo realizó al propio Solari minutos antes de comenzar el recital. Salió al escenario con un micrófono, y allí le confesó a su público que padece Parkinson. “Mister Parkinson me anda pisando los talones”, graficó. Pero se lo vio muy fuerte, y admitió que la enfermedad no lo iba a bajar de los escenarios.

Media hora más tarde salió a escena junto a Los Fundamentalistas y se vivió una verdadera fiesta.

En octubre de 2016 se estrenó “Tsunami. Un océano de gente”, el documental grabado durante el concierto de Indio en Tandil, en marzo de ese año.

Solari habló de Los Redondos, de su enfermedad, del público, de sus obsesiones. Durante el film puede verse por primera vez un ensayo de Los Fundamentalistas sin Solari, y tres canciones filmadas durante el show de Tandil: “Nuestro amo juega al esclavo”, “El charro chino” y “Jijiji”.

El 11 de marzo de 2017 se presentó nuevamente en el Predio Rural “La Colmena” de Olavarría, Provincia de Buenos Aires. Desde que la producción anunció el show hubo un gran entusiasmo en el público. Se formaban largas colas para comprar las entradas anticipadas en varios puntos de todo el país. Se calcula que concurrieron aproximadamente 300.000 personas, aunque la cifra definitiva es investigada por la justicia.

El show era una fiesta, con gran calidad de sonido. Pero luego de los primeros temas la enorme cantidad de público que empujaba para acercarse al escenario produjo una avalancha. El concierto estuvo suspendido mientras Solari y los productores trataban de calmar a algunas personas que estaban evidentemente alcoholizadas o drogadas y producían incidentes.

Pese a las interrupciones el recital pudo ser concluido. Hubo muchas personas accidentadas, algunas por consumo en exceso de alcohol o drogas, otras resultados lesionadas durante el concierto.

Luego del recital se confirmó el fallecimiento de dos personas, por motivos que la justicia está investigando. El show tuvo una amplia repercusión en la prensa.

El egreso del predio fue dificultoso, lo que provocó que miles de personas perdieran sus colectivos y combis de regreso. Quedaron varados en la ciudad algunos días hasta que pudieron ser evacuados.

Escenas del Delito Americano

En septiembre de 2017 se publicó “Escenas del delito americano”, el primer libro de Indio Solari. Se trata de una novela alucinógena, no lineal. Mediante dibujos del artista plástico “Serafín”, y textos de Indio Solari se recrean distintas escenas que componen un ¿futuro? post-apocalíptico.

El delito americano es un texto que Solari viene escribiendo desde hace décadas en cuadernos, según explicó el artista. Finalmente hace algunos años decidió reunir algunos de los textos que componen ese catálogo, se los entregó al dibujante Serafín para que los ilustrara, y finalmente, satisfecho con el trabajo realizado, los editó y publicó. No se trata de una novela lineal, sino que está compuesta por escenas independientes, como pinceladas autónomas que sin embargo componen un mundo sombrío y tenebroso.

El ruiseñor, el amor y la muerte

Desde la separación de Los Redondos, cada tres años el Indio Solari publica un nuevo disco. De este modo, en 2004 salió “El tesoro de los inocentes”, en 2007 “Porco Rex”, en 2010 “El perfume de la tempestad” y en 2013 “Pajaritos, bravos muchachitos”.

La costumbre no se cumplió en 2016, ya que no hubo disco ese año, pero cabe aclarar que en 2015 se editó el DVD+CD, y en 2017 el libro “Escenas del delito americano”, escrito por Indio Solari.

Aunque no hubo confirmación oficial, el próximo disco de Indio recién se publicaría en 2018.

Seguinos en nuestras redes sociales para enterarte cualquier novedad que tengamos sobre el nuevo disco del Indio!!

Anuncios