La primera canción de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota grabada en Salta

Pese a que el artículo de El Tribuno contiene muchos errores históricos, decidimos compartirlo porque en él se recoge el testimonio de algunas personas relacionadas con aquel legendario viaje de Patricio Rey a Salta, en 1978.

Redondos Subtitulados.

Autor: Diario El Tribuno de Salta, 20 de abril de 2013. Por Daniel Sagárnaga

Pocos saben que también en Salta existe uno de llos lugares míticos para el rock nacional, el primer sitio donde tocaron por primera vez Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. A pesar de tener tantos seguidores en el país y en el exterior y de haber escrito una de las páginas más sinceras del rock nacional, ningún tipo de señal recuerda al bar “El Polaco”, frente a los Tribunales Federales.
Sin embargo, hace muy poco apareció en Youtube una vieja grabación de ese evento sucedido el 5 de enero de 1978. Allí, como escuchamos en esta grabación, se oye a un locutor llamando “¡Patricio!, ¡Patricio!”, como si se tratara de una persona. Sin embargo, tiempo después la banda negaría que se trataba de una persona real. Otras versiones salteñas afirman que no se trata de un personaje ficticio sino de una persona verdadera y que todavía vive en esta provincia.
Es que el primer concierto al que hacemos referencia se hizo a dos años del más feroz golpe de Estado de la historia argentina y el ambiente de las ciudades estaba atravesado por el miedo y la muerte. Skay Beilinson, uno de los creadores de los Redondos, ya había vivido un tiempo en Salta escapando de la represión. Junto a los otros integrantes de la banda -el Indio Solari, la Negra Poly, Conejo Jolivet, entre otros que no eran fijos-, formaban parte de La Cofradía de la Flor Solar, de La Plata. Se trataba de una agrupación que reunía a creadores sin ningún signo político, entre los que estaban personalidades como Miguel Grinberg o Emilio del Guercio.

Ramiro Kantor, compositor y cantante de la banda salteña “Mambrú y los Desertores”, quien organizó el primer recital de Los Redondos de Ricota en el boliche “El Polaco”, a un par de cuadras de Plaza 9 de Julio, recuerda: “Nosotros ya conocíamos a Skay Beilinson, que hizo algunos conciertos junto a mi hermano, el guitarrista Gustavo Kantor. En ese tiempo había una especie de pub que se llamaba ‘El Polaco’ y así le decían a su dueño, Alejandrowicz. La onda era empezar a generar cosas ahí y se lo propusimos a Skay que ya tenía una banda en La Plata. Así que apenas le dijomos desde allá se alquilaron un colectivo y se vinieron como unas 30 personas. Bueno, era gente diferente y creativa pero que tenía recursos como para moverse. Tenían una banda que por entonces no tenían nombre. Aquí le pusieron ‘Patricio Rey’ por el pintor Francisco “Pancho” Silva que ya vivía en Cafayate, pero que también venía de La Plata y de estar con la gente de la Cofradía de la Flor Solar ”, recuerda Ramiro Kantor.

Francisco Silva es un plástico que reside en Cafayate desde los años 70, a donde llegó, como otros jóvenes de esa época, buscando un espacio lo suficientemente lejano del gris de la dictadura militar. Naturista y vegetariano, Silva habría preparado los “redondos de ricota” que se repartieron en aquel primer recital de 1978, donde la mitológica banda tomó el nombre. Actualmente Pancho evita referirse al asunto.“Yo creo que ellos no dijeron nada porque es más fácil que no haya influencias: evita explicaciones y referencias a un tercero”, explica sobre el asunto Ramiro Kantor.
La verdad es que hasta el momento y a pesar del movimiento de fans que se reúne en torno a la banda, nadie ha puesto una señal que recuerde a aquel mágico momento que se produjo en nuestra ciudad, a pocas cuadras de la Plaza 9 de Julio.
Esta es la letra de aquella primitiva canción de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, “Tómalo de mi estera”:

Toma el ave dormida
en mi lecho y verás
gotas de blanca armonía,
amanece y se va.

Tómalo de mi estera.
Tómalo de mi estera.
Tómalo de mi estera y verás
que el ave que queda vuela.

Vencedora, huyendo del cielo,
que vino a encontrar
nácar posado en mi lecho
en un cielo más.

Tómalo de mi estera.
Tómalo de mi estera.
Tómalo de mi estera y verás
que el ave que queda vuela.

Vencedora, huyendo del cielo,
que vino a encontrar
nácar posado en mi lecho
en un cielo más.
Tómalo de mi estera.
Tómalo de mi estera.
Tómalo de mi estera y verás
que el ave que queda vuela.

Tómalo de mi estera.
Tómalo de mi estera.
Tómalo de mi estera.
Tómalo de mi estera.
Tómalo de mi estera.
Tómalo de mi estera…

Anuncios