Los Redondos contra Napoleón 

El comienzo de dos de los recitales de Patricio Rey en Paladium los vincula con Napoleón. El arte no reconoce fronteras.

Autor: Redondos Subtitulados, 9 de octubre de 2017
En 1812 Napoleón estaba en el apogeo de su poder; casi toda la Europa continental estaba bajo el control francés, ocupada por su ejército victorioso.
En un movimiento arriesgado, Napoleón decidió conquistar Rusia. Fue un largo y difícil viaje para uno de los ejércitos más grandes de la historia, con más de 700 mil hombres.
En Borodino, a sólo 120 kilómetros de Moscú, triunfó en una sangrienta batalla frente a las fuerzas rusas, pero sufrió la baja de 100 mil soldados. Con sus fuerzas agotadas avanzó hasta Moscú. Los franceses se encontraron con la ciudad incendiada y sin provisiones. Winter is coming, es una de las frases más escuchadas en Games of Thrones. Aunque en otro idioma, las tropas francesas también estaban preocupadas por la llegada del frío, y como estaban muy lejos de sus líneas de abastecimiento, se vieron obligados a abandonar Rusia.
En su larga marcha de regreso, el ejército francés se enfrentó a varios contratiempos: hambre, bajas temperaturas, y el constante asedio de las fuerzas rusas. Para cuando llegó a Polonia, la Grande Armée se encontraba reducida a la décima parte de su fuerza original. El nacionalismo ruso recuerda aún hoy la resistencia frente a la invasión francesa.
En mayo de 1986, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota regresó a los escenarios luego de una ausencia de seis meses, y ofreció una fecha doble en Paladium. En estos conciertos terminaron de delinear el sonido de Oktubre, el álbum grabado entre agosto y septiembre, y presentado -como corresponde- en octubre de 1986.
La banda eligió comenzar los shows con una de las obras más emblemáticas del compositor ruso Tchaikovsky. La Obertura 1812, Op. 49 fue escrita para conmemorar la victoriosa resistencia rusa en 1812 frente al avance de la Grande Armée de Napoleón Bonaparte. Fue estrenada en Moscú el 20 de agosto de 1882. La obra es reconocida por su final triunfal, que incluye una salva de disparos de cañón y repique de campanas. Precisamente ese final fue el que eligieron Los Redondos para dar comienzo a su concierto.
¡Holita! ¡holita! ¡hola! ¡Qué lindo, carajo!
Emocionado por el reencuentro con su público, y por la obra clásica elegida para abrir el show, el Indio tomó el micrófono y saludó al público.
La primera canción de la noche fue un estreno absolutoYa nadie va a escuchar tu remera. Poco más de 1.200 personas fueron testigos de esta canción que algunos meses más tarde cerraría el disco Oktubre.
“Tu aliento vas a proteger
en este día y cada día”

El recital completo no tiene desperdicio.

Post data by Redondos Subtitulados: Para tentar a la suerte, elegimos comenzar este blog recordando uno de los comienzos más espectaculares de los recitales de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Gracias por leernos. Ojalá que nos acompañen en este viaje…
Nuestras REDES:
Anuncios