La murga de la virgencita

LETRA

Marita lo hace por la guita
con los bomberos del cuartel.
Su barrio es tan inclemente
y su comparsa siempre es cruel.

Sueña con que su rollo sea
película de amores suaves.

La murga de la virgencita
es aguijón picante y miel.
Se tambalea en sus tacones
no tiene nada que perder…

Nunca pudo comer del queso
sin que la trampera la aplaste.

Los coches van y vienen
y su ilusión fulana
se empolva la nariz
muerde el labio y va otra vez
para ahogar arcadas gusto a menta
junto con sus bostezos.

Sus chulos son legión
de “cucharangos” que hacen temblar
de miedo su boquita
¡Ay ay! ¡mi virgencita!

Se maquilla la piel
para el Túnel de amor
y también para su Tren fantasma
(con la boquita seca).
Será el propio buen Dios
quién toca así el tambor
y que ahuyenta su clientela
y la aflije con tristezas.

Pilchitas de poliéster
y santidad de virgen.

Milagro más, milagro menos
otra polilla en busca de la luz.
La murga de esa virgencita
que no quiere besar a nadie…

APARECE EN

Más info sobre la canción!

La murga de la virgencita es una gran canción.

Viene de las cosas que veía, cuando hacía dedo para ir a la costa: las prostitutas que esperaban al borde de la ruta la aparición de un camionero que oficiase de cliente. El gracioso de Fernando Peña —que era un gracioso inteligente— me maltrató al pedo, porque yo hablaba de una “virgencita” sufrida y él replicaba que las putas cogen porque quieren. Pero en la canción yo me refiero a las nenitas de 13, condenadas a chupar las pijas de los camioneros. Por eso digo que se tambalea en sus tacones: porque los zapatos le quedan grandes. Y lo del gusto a menta para ahogar arcadas es una referencia al chicle que usan, para sacarse el gusto horrible de la boca. ¿Cómo va a disfrutar una pibita así de coger con diez tipos en una noche, que para peor la levantan en el camión y la dejan tirada en cualquier lado, complicándole la vuelta a casa?
Recuerdo que la canción estaba lista, completa, pero no me satisfacía. La música me sonaba plana, como apaisada, detrás de lo que yo decía. Hasta que apareció ese piano que metí, que le sumó nervio, gracia.

Más allá de lo que decís sobre la “virgencita” en particular, la canción incluye la pintura de todo un sector social: cuando cantás Otra polilla en busca de la luz, por ejemplo, o Nunca pudo comer del queso / sin que la trampera la aplaste.

Y, sí: la murga de los renegados. ¡Los que nunca ligan nada bueno!

Indio Solari en conversaciones con Marcelo Figueras. Este texto forma parte del capítulo 19 del libro autobiográfico Recuerdos que mienten un poco (Bs. As, 1era. edición, Editorial Sudamericana, 2019).

Marcelo Figueras: Pero además de éstos pícaros, en el álbum hay personajes a los que no mirás con sorna: el “Rato molhado”, “La Virgencita”, “la piba con la remera de Greenpeace…”
Indio: Es cierto. El rato molhado, o ratón mojado, es un tumberito, un hijo de la tumba, engendrado debajo de una manta en la visita higiénica de una mujer a su marido preso. La Virgencita es una puta joven que tampoco forma parte de ese ambiente.
Marcelo Figueras: Los personajes adultos, como el Morta o el Doctor Saturno, son casi despreciables. Los jóvenes, en cambio, te emocionan.
Indio: Son el chivo expiatorio, como si ellos determinasen el mundo en que están viviendo. ¡Nada más lejos de eso! Los jóvenes saben que no tenemos un lugar para ellos. Por eso se apoyan entre sí. Creen en sus propios códigos, porque no pueden creer en los códigos de sus padres, cagados desde siempre por el sistema. De eso a las gangas hay un paso, porque el hermano mayor ya pasó del choreo de motos a algo más grosso y además los tiros no duelen mucho, apenas arden… y total pa´lo que hay que ver… Si están viviendo en el puto suelo de la miseria. Por eso me sorprende que la gente se espante por lo poco que vale su vida. ¡Si las vidas de quiene los asaltan valen mucho menos! Vos le das valor a tu vida porque estás bien y comés y paseás y te comprás las tentaciones del sistema. Pero del otro lado de la ventana…

«El show de Pepeto de la Ruta y el Chacho Hábil y la impostura argentina según Los Redondos», Revista Rolling Stone, diciembre de 2000. Por Marcelo Figueras

¿Y con respecto a La murga de la virgencita?
INDIO: Es esa especie de putita hermosa, que masca un chicle para que el guascazo… bueno, ya empiezo a hablar de guascazo, que tiene un prestigio poético como el cloro…(risas).
Poco elegante…
INDIO: Cuando uno tiene que explicar tiene que reducir el carácter poético a un lenguaje un poco menor.
La murga de la virgencita es uno de los temas condenado a convertirse en un preferido.
INDIO: Es uno de los temas más logrados, de acuerdo a de dónde lo quieras ver. Tiene la misma estructura, de distintos momentos, que parecen despegados…
SKAY: Básicamente es una fusión de tres temas. Por ahí hay muchos temas que tienen el mismo carácter, y terminan siendo uno.
(…)
INDIO: Con La Virgencita, nos pasa que es uno de los temas que más nos gustan.
SKAY: Posiblemente es uno de los temas con más melodía, hay temas en que el drama está planteado desde otro lugar. La virgencita tiene todo un desarrollo melódico y armónico distinto.

“Patricio Sampler Show: entrevista exclusiva con Los Redondos”, Revista La Garcia, enero de 2001

¿En las letras hay códigos que comparten entre ustedes?
INDIO: Les voy a dar un solo ejemplo: el término “cucharango” no existe. Sin embargo, me salió y me pareció que era una mezcla de “chulo guarango” y que tomaba mucha falopa. Me salió ese término, y me dieron ganas de ponerlo, no tenía otra justificación. No es la primera vez, y a veces se aplicaron términos que fueron después mal explicados.

“Patricio Sampler Show: entrevista exclusiva con Los Redondos”, Revista La Garcia, enero de 2001

Durante el show que brindó en la ciudad de Tandil, el 3 de septiembre de 2011, luego de cantar «La murga de la virgencita», el Indio le pidió a su público que cuidaran a la chicas: «Cuiden a las pibitas del barrio, cuidenlas, son muy nenitas, son muy nenitas… la prostitución es una elección de los adultos…»

Ficha técnica:

Disco: Momo Sampler
Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota
Duración: 04:57
Momo Sampler: Una orgía baja fidelidad / Impostura de la impostura – «Te prometemos que en la alegría y la risa del festival nadie osará dar una interpretación siniestra a tu repentina vuelta a la forma humana» Apuleyo. Los parodistas LUBOLO y SE-SI-BON son los autores de los saludos, de las despedidas y retiradas contenidas en este álbum. Momo Sampler: Un carnaval de la emulación… Dedicado a Fernando Basabru que desfiló en el alegre Séqueto de Momo cuando era un ejército adorable. Envase, escapulario y estampas saturales: Rock&Ball / Moreno / Reyes / Cybergraph / Grafikar Publicado por Patricio Rey discos

Anuncios