Palabras de Indio sobre Walter Bulacio

Indio emitió un comunicado para responder las duras acusaciones que realizó la abogada de la familia Bulacio.

El 28 de septiembre de 2013 el diario La Nación publicó una entrevista a María del Carmen Verdú, abogada de los familiares de Walter Bulacio. Allí criticó con dureza a Indio Solari:
De todo el arco de solidaridad que abarcó al rock, no hay banda que no haya estado en algún festival por Walter. Por fuera del rock también, todos se sumaron. La única que no pintó nunca fueron Los Redondos. El Indio Solari nos pateó en contra. Porque cuando vos salís a decir, desde el lugar de prestigio e importancia para la juventud que tiene el Indio, “cada cual se cuida su propio culito”, o “se murió un redondo, cuál es”, o cuando le dijeron a la mamá de Walter que no tenía que televisar su dolor y que dejara la calle porque la estaban usando para hacer política… todo eso es un clarísimo mensaje de desmovilización de la movida pública, que es lo que nos permitió llegar hasta acá. Ellos tiraron en contra, es claro.
¿No creés que en el último tiempo se acercaron un poco más?
Es obvio que con el transcurso de los años se dieron cuenta de que esto les estaba costando mucho, y ahí cambiaron el mensaje. Le dedicaron una canción tardíamente,diez años después. Y ahora hasta hablan de justicia. Hubiera sido bien distinta la historia seguramente en cuanto a masividad si ellos hubieran acompañado, no te quepa duda.
Las declaraciones de la abogada obligaron a Indio a presentar un comunicado a través del sitio Redonditos de Abajo, con las aclaraciones del caso:
Mientras muchos lo recuerdan recién durante éstos días, una foto de Walter, junto a la palabra JUSTICIA. sigue estando en las pantallas de mis conciertos.
“Se murió un redondo, cuál es?” Esto han puesto en mi boca y yo no puedo haber dicho eso nunca.
Jamás le sugerimos a la mamá de Walter que no televisara su dolor. Recupero el texto de lo expresado por nosotros en esos momentos,donde queda claro que nos referimos a nuestra manera de ver la circunstancia social en que sucedió el crimen y el aprovechamiento de varios “notables” demagogos a los que la muerte de Walter les importaba poco y nada. Es probable que de haber concurrido hubiéramos compartido la primera fila codo a codo con personajes como Varela Cid, por ejemplo,
(hoy un desconocido para los jóvenes) al mismo tiempo que los cronistas nos vaciaban de nuestra genuina tristeza mientras firmabamos autógrafos.

Indio

(Lo dicho en su momento)

Desde siempre hemos preferido no televisar nuestros sentimientos, así como también no propiciar vínculos institucionales que actúen de mediadores en nuestras relaciones de exclusivo carácter emotivo. Somos, por el momento, nuestros propios testigos…y es bastante.
Por las características de la dinámica televisiva, los medios de información apelan a discursos efectistas que degradan los sentimientos. Por ejemplo: el repetir los actos de dolor porque la grabación lo exige. La gracia final, siempre, es mantenernos entretenidos. La esclavitud  ante estos canales provoca una dificultad casi absoluta. Este estilo político telev
isivo está inundando nuestros pensamientos, nuestras pasiones y nuestros sueños.

Anuncios