Patricio Rey estuvo en primera fila en el Velódromo 

El Indio Solari presentó en Montevideo su primer disco solista ante una audiencia que vivió el show como otra auténtica misa ricotera.

Autor: Diario El Observador de Uruguay, 5 de diciembre de 2005. Por Fabián Tiscorni

DÍA: Sábado 3 de diciembre
LUGAR: Velódromo Municipal
MÚSICOS: Carlos “Indio”Solari (voz), Baltasar Comotto y Gaspar Benegas (guitarras),Hernán Aramberri (batería),Pablo Sbaraglia (teclados y samples),Marcelo Torres (bajo), Ervin Stutz (trompeta)y Alejo Von Der Pahlen (saxos).Invitada: Déborah Dixon (voz)
DURACIÓN: Dos horas y media
PÚBLICO: 13 mil personas

CALIFICACIÓN: •••• MUY BUENO
IMÁGENES: Dos pantallas gigantes a los costados del escenario fueron intercalando imágenes en blanco y negro del recital con los dibujos –en este caso animados – que están en el arte del disco El Tesoro de los Inocentes (Bingo fuel). Cuando los temas eran de Los Redondos, las imágenes eran solo las del recital y a color.
TEMAS: 25 Fueron los que tocó el Indio con su banda Los fundamentalistas del aire acondicionado, 14 fueron de Los Redondos.

La intensa lluvia que cayó en la tarde y noche del sábado,no hizo mella en el espíritu “ricotero”de cerca de 13.000 fanáticos que fueron a ver la presentación del primer disco solista,del Indio”Solari, El Tesoro de los Inocentes (Bingo fuel).Y es que habían pasado más cuatro años de la última vez que el Indio pisó estas tierras, en aquella oportunidad junto a Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota,en dos shows en el Estadio Centenario,por lo que ningún “ricotero”quería perdérselo.

Desde antes que empezara el recital, estuvo claro que el público había ido a ver y escuchar los clásicos cánticos como “Vamo’los Redó,vamo’los Redó”,o “Vamos Redondos ponga huevo y vaya al frente…”e incluso uno más nuevo que expresaba el deseo de los miles que estaban en el Velódromo y que era la vuelta de la banda en pleno (“Solo les pido que se vuelvan a juntar”) tras la disolución a fines de 2001.

A eso de la hora 21 las condiciones climáticas,lejos de mejorar, empeoraban,con una incipiente tormenta eléctrica,y Solari que se hacía esperar. Hasta que 45 minutos después,una voz en off anunció lo que se venía: “Damas y caballeros:Los fundamentalistas del aire acondicionado”. Y mágicamente paró de llover cuando empezaron los primeros acordes de Nike es la cultura ,el tema que abre el disco solista del Indio,que apareció con una gorrita, y una campera más los clásicos jeans. Para el segundo tema -Amnesia -Solari le dijo al público: “Bailen ustedes si pueden que acá es una pista de patinaje” dando cuenta del estado del piso del escenario. En ¿Tomasito, podés oírme?¿Tomasito, podés verme? hubieron algunos problemas con el micrófono y la voz del Indio no se escuchó del todo bien.

Llegó el turno del saludo: “Hola paisito,tanto tiempo” y de acordarse de sus compatriotas argentinos que vinieron a verlo –solo hizo dos shows en La Plata, en noviembre –.Para luego empezar con lo que todos habían ido a buscar: las canciones de los Redondos. Un ángel para tu soledad y El lobo caído fueron los elegidos para que el público “agitara” y “pogueara” como no lo había hecho antes. Para terminar el primer set bien arriba, Solari se despachó con El tesoro de los inocentes y dos clásicos ricoteros:Yo caníbal y Ropa sucia. Antes de eso fue el momento de bajar decibeles y cantar junto a Déborah Dixon, La piba del Blockbuster .

La segunda parte del show empezó a todo Redondos con Fuegos de oktubre y siguió –después de dos temas del disco nuevo – con Shopping disco-zen, Héroe del whisky y Nueva Roma. A esa altura el Indio había dejado la gorrita, se había puesto una camisa roja y lentes oscuros.

Antes del decimoséptimo tema de la noche –Pabellón séptimo (relato de Horacio)– Solari habló de la “humillación que reciben quienes se mandaron alguna macana”y finalizó diciendo: “Seguramente alguno de ustedes tiene algún familiar en Canelones” dejando la duda si se refería al Penal de Libertad y se equivocó de departamento –queda en San José– o si estaba hablando del hallazgo en la chacra de Pando. (Nota de MR: dijo «en Canelones»… por «en cana»)

El final del recital –aunque todos sabían que faltaban los bises – fue demoledor con El pibe de los astilleros y Juguetes perdidos (“Banderas en tu corazón”) dos temas ricoteros que Los fundamentalistas del aire acondicionado ejecutaron en forma impecable, con especial destaque en los riffs de Baltasar Comotto.

Para los bises,el Indio cambió la camisa roja por una celeste y arrancó con la canción menos parecida a su anterior banda que contiene el nuevo disco, es que El charro chino tiene un toque muy disco, que en nada se parece a los Redondos. Antes de Susanita, el padre de la criatura anunció que se iba “a comer chivitos a La Pasiva” y después del tema saludó con un “Gracias paisito por tanto cariño”. Pero nadie se iba a ir sin el gran final ricotero, Jijiji, que estuvo precedido por Tarea fina y Un poco de amor francés. Con las luces prendidas Solari se despidió: “Chau paisito,nos vemos”.

Anuncios