Pedía siempre temas en la radio…

LETRA

¡No! ¡no!… ciego en la bruma
bellamente sangra su nariz
van a tragarlo arenas movedizas
(pagará caro lo tonto que fue)

Un tipo remilgado, un garabato
que fue de los juguetones
y es el pingüino más gil.

¡Clavel! ¡Sonzo! ¡Cachivache!
con el tiempo la reja comió.
¡Pedía siempre temas en la radio
y nunca los quería oír!

Un espantajo turbio, un despiadado más
caníbal de opereta, ¡pedazo de pendejón!

No salió nada de él… nada en los diarios.
No se habló nunca de él, infeliz, nada…

Condenado a no ser titular nunca.
Ni un momento estelar… nada en los diarios.
Pudo vivir con eso sólo un tiempito más
luego se puso ciego y la bruma se lo tragó.

Mucho puntaje bajo, nada esperanzador.
¡Si se le incendia el culo, él no lo sabe apagar!

¡No! ¡no!… sueño con presagios
una tragedia le quieren montar
todos la vemos en sus ojos muertos…
¡Muestran su mala señal!

¡Muestran su mala señal!

APARECE EN

Más info sobre la canción!

El disco se abre con Pedía siempre temas en la radio.

Es una canción que habla de un tipo que está en cana desde hace tiempo —medio que lo comió la reja, ya— y manda a pedir temas por teléfono a los DJ de la radio. Pero después, cuando los pasan, no los escucha. La descripción que hago de él no es muy elogiosa. No es ni siquiera un poronga, porque cuando lo sos, salís en los diarios. Es un bandolerito, bah. Puede ser peligroso porque la cabeza no le funciona del todo bien: si agarra una púa, te puede cagar la vida. Ahí sugiero algo zarpado dentro de la cárcel, cuando le digo caníbal de opereta. Era una alusión a Los Doce Apóstoles, esos convictos de Sierra Chica que en 1996 hicieron empanadas con los presos de una banda enemiga. Eran muy mal vistos, por eso lo de caníbal de opereta.
Es un rock and roll medio pituco, como todos los míos. Una vez que se me ocurrió el riff de arranque, todo fluyó.

Indio Solari en conversaciones con Marcelo Figueras. Este texto forma parte del capítulo 22 del libro autobiográfico Recuerdos que mienten un poco (Bs. As, 1era. edición, Editorial Sudamericana, 2019).

En 2015 Indio Solari publica el film Indio en concierto, su primer DVD. En realidad la caja incluía dos CDs y dos DVDs, correspondientes a los shows que brindó en el Estadio Único de la Ciudad de la Plata en el año 2008.

El track nro 1 corresponde a la canción «Pedía siempre temas en la radio». El tema comienza con la intro del recital.

Según los créditos del disco, estaban en escena: Indio (voz); Julio Saez y Baltazar Comotto (guitarras principales); Martín Carrizo (Batería); Hernán Aramberri (Batería); Baltasar Comotto (Guitarra); Gaspar Benegas (Guitarra); Pablo Sbaraglia (Teclados); Marcelo Torres (Bajo); Alejandro Von Der Pahlen  (Saxo); Ervin Stutz (Trompeta); Deborah Dixon (Coros); Luciana Palacios (Coros).

Ficha técnica:

Disco: Porco Rex
Indio Solari y los Fundamentalistas del Aire Acondicionado
Duración: 03:50

Indio insiste con Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado en este álbum orgánico, abyecto y destinado al karaoke llamado PORCO REX.
Música, letras y arte de tapa por Monsieur Sandoz.
Martín Carrizo y Hernán Aramberri se desempeñaron en la ingeniería y en las funciones pesadas.
Monsieur Sandoz: arreglos, producción musical y sonidos inorgánicos.

Gaspar Benegas y Baltasar Comotto: guitarras principales.
Marcelo Torres: bajo.
]Hernán Aramberri y Martín Carrizo hicieron sonar los tambores.
Alejo Von Der Pahlen: saxos (alto, tenor y barítono)
Ervin Stutz: trompeta, flueguehorn y trombón.
Déborah Dixon: coros en “Y mientras tanto el sol se muere” y “Te estás quedando sin balas de plata”.
Monsieur Sandoz: teclados, alguna guitarra y voz principal

Cantan “Veneno Paciente” el inefable Señor Gama Alta y Monsieur Sandoz.
Aquí, allí, en todas partes y en algunas guitarras también: Julio Saez.
Dig-it en arte y formato de tapa: Martín Requeijo.
Grabado, mezclado y masterizado en Luzbola.

La soledad es el campo de juego de Porco Rex.

Dedicado a Nano y Alejo con excepción de “Y mientras tanto el sol se muere” que es una canción de amor para Viruta.