Skay Beilinson celebró sus 66 años con un show épico

Lo ofreció anoche en el Medio y Medio de la localidad uruguaya de Punta Ballena y bajo una lluvia torrencial. “Recomiendo los 66”, dijo en un momento el exguitarrista de Los Redondos. Detalles y galería fotográfica.

Autor: La Voz, 18 de enero de 2018. Por Germán Arrascaeta. Foto, gentileza Josefina Tramontín.

Anoche, en la sala Medio y Medio del balneario de Punta Ballena (Uruguay) y ante unas 500 personas, Skay Beilinson celebró su cumpleaños 66 con una revisión de su discografía solista y algunos clásicos de Patricio Rey y Sus Redonditos de Ricota.

En esta oportunidad, la oferta habitual del guitarrista en el Este uruguayo a mediados de enero adquirió características épicas, ya que se desarrolló mientras azotaba una tormenta de lluvia incesante y ráfagas de viento traicioneras. “La lluvia puede ser una dificultad o una oportunidad”, dijo Skay al asomar al escenario de un auditorio enclavado en una zona agreste, apenas distante a 100 metros de la playa.

Hasta allí se acercaron ricoteros de Tucumán, Salta y de localidades bonaerenses (Quilmes, Morón)  y otros uruguayos, entre motoqueros de Maldonado e hinchas de Peñarol y Nacional.

Todos bancaron estoicos a un Skay  que pareció empoderado por las dificultades que plantea expresarse con un diluvio en las narices y revitalizado por la efeméride. “Recomiendo los 66”, dijo sampleándose a sí mismo. Es que el año pasado dijo exactamente lo mismo al cumplir los 65.

Lo concreto es que el violero de Los Redondos está hecho un pibe y  muy a gusto con la escala que le tocó en suerte tras la separación del grupo de rock más relevante, en cuanto a convocatoria e impacto estético, de la historia del rock argentino.

Porque así como este diluvio bíblico convierte en apoteótico a un recital en el Medio y Medio, podría padecerse como un apocalipsis si se produjera en un show del magnánimo Indio Solari.

Skay dedicó el concierto a Pablo Miguero, un fan cercano a su crew fallecido recientemente, y lo coronó con una versión de Ji Ji Ji cuyo único pecado fue que el solo lo tocó Oscar Reyna, el socio guitarrístico que el “flaco” tiene en Los Fakires. Todo bien con Reyna, claro, pero la posta era que ese motivo fuera digitado por el mismo violero que lo inmortalizó en Oktubre (1986).

Skay y Los Fakires actuarán el sábado 10 de febrero en Santa María de Punilla, durante la noche de apertura del Cosquín Rock 2018.

Anuncios